donna deaDespués de muchos años de profundización, investigaciones y estudios, he desarrollado un método personal para enseñar las danzas como instrumento terapéutico.
Los projectos en los que utilizo la danza, como instrumento de curación, son dedicadas al mundo femenino, para la elaboración del luto, la transformación del miedo y el perdono.

Dedico una particular atención a los temas del mundo femenino con el projecto “Curar la Mujer”, que prevee diferentes encuentros en relación a temas específicos como:

“Ser como eres”
“Descubrir la Diosa que hay en tí”
“La búsqueda del ser femenino en una vida sin hijos”
“No podemos sonreir al futuro si tenemos todavía los ojos llenos de lagrimas del pasado”.
“Cada cicatríz en el cuerpo es una cicatríz del alma. Veo mis cicatrices, grandes y pequeñas, superficiales y profundas, cerca y lejos del corazón: cicatrices visibles e invisibles”.

Este último tema necesita algunas palabras más, ya que ver una cicatríz no es fácil, porque habla de nosotras; es una parte de nosotras y nos recuerda que ha sucedido algo que nos cambió. Una operación que deja una cicatríz, recuerdo de un periodo de enfermedad, de un accidente, de un parto traumático, de un aborto o de una violencia; dejando una cicatríz en la psiche de cada mujer, una cicatrÍíz que no es sólo el testigo de un evento vivido, más sobre todo el recuerdo de un camino doloroso que modificó cuerpo y alma en modo significativo. Las cicatrices invisibles, por ejemplo las que dejan una maternidad sin hijos o algo que podía ser pero que no fué, estas cicatrices excavan y trasforman profundamente. Cada cicatríz es única, cada una tiene sus propias características, pero lo que tienen todas es común es el “después”; nada es como era antes! La intención es romper la relación entre las cicatrices y el recuerdo de la herida que las generó para transformarlas en un símbolo de renacimiento, vitalidad y valentía y poder así empezar nuevamente a vivir con gusto y alegría, en un modo completo y de satisfacción en la esfera del femenino y de la intimidad.

Estos seminarios dedicados naturalmente a las mujeres, son sobre todo una ocasión para utilizar y experimentar la potencia y la eficacia del lenguaje no verbal a través de la danza, los movimientos del cuerpo (gestualidad), el arte. Los momentos para hablar y escuchar no faltarán.

El projecto sobre el Tema del luto y su elaboración es para mi de gran interés; el desarrollarlo utilizando la danza fué gracias a los textos de Elizabeth Kuebler Ross. La vida es una transformación continua, nos trasformamos más o menos rapidamente, pasando de un estado a otro, sin ser completamente conscientes. Casi siempre el catalizador de esta transormación es un momento de crisis o de malestar que nos indica que hay algo que tenemos que cambiar en nuestra vida o en nuestras costumbres. Durante el proceso de transormación pasamos por varias fases, cada una con una diferente duración; a veces se necesitan algunos meses, a veces años para atravesar estas fases y encontrar un nuevo equilibrio.

La danza es un eccelente instrumento para acelerar el proceso de elaboración; gracias a los pasos y a los movimientos del cuerpo (getualidad), podemos mejorar la consciencia del cuerpo y tener una ayuda para entender en cual fase estamos del proceso de curación. También la atención a nuestro mundo interior, la aceptación de nosotras mismas y el escuchar nuestro estado de ánimo son muy importantes en este camino.

Con los seminarios:
“La enfermedad…… y ahora”
“Ir hacia la vida – superar el luto a través de la danza”
“La tranformación, la metamorfosis” (la mariposa)
propongo una ayuda a quien se encuentra en un momento delicado de su propia existencia.

ruotadelladea

El seminario con el tema del Perdonar, se refiere al mensaje del perdono y de la reconciliación, quiere ser una respuesta a la difícil situación en que se encuentra el hombre de hoy, interiormente herido e incapaz de reconciliarse con si mismo y con los demás.

Podría surgir la pregunta ¿Todas las danzas meditativas son curativas? Muchas personas aprecian las danzas en el círculo para vivir una experiencia no verbal; creo que también los intentos de interpretar las sensaciones y los estados de ánimo evocados por la danza a nivel racional, puedan ayudar, favoreciendo el efecto curativo. La danza es una via de individuación. Muchos autores han escrito acerca de la relación entre enfermedad y el hombre. Todos coinciden en ver el hombre en su totalidad, todos están de acuerdo que la desarmonia entre “cuerpo – espíritu – alma” jueguen un papel importante en la enfermedad y en como la enfermedad tendría que verse como una posibilidad de desarrollo.

Curarse quiere decir también, encontrar el propio centro, restablecer el equilibrio. Las danzas meditativas, como danzas de curación, nos ayudan a establecer este equilibrio.

¡Si quieres saber más escribeme!

Muchos autores escribieron sobre la relación entre la enfermedad y el hombre, viendo al hombre globalmente, observando que la combinación del cuerpo- espiritu – alma, tenga un papel importante en la desarmonía (enfermedad), y como la enfermedad deva verse como una posibilidad de desarrollo y evolución. Curarse quiere decir también encontrar el propio “centro”, restablecer el equilibrio. Las danzas meditativas, las danzas de curación nos ayudan a restablecer este equilibrio.

¡Si quieres saber más escribeme!