Para comprender y para integrarlas

fioridibach-e1382535632290-560x300Las 38 flores armonisantes del Dr. Bach se dirigen al mismo tiempo a nuestra alma y a nuestro cuerpo. Son útiles para deshacer los bloques físicos y psicológicos que hemos creado con nuestro modo de pensar y con las acciones negativas, y nos ayudan a recuperar la armonía con nuestra verdadera naturaleza.
Para transmitir por medio de la danza las características de cada flor y la emoción en la que influye para volver a crear la armonía en la persona, Anastasia Geng se inspiró al folklor de los Países Bálticos. Los movimientos tan sencillos de estas danzas son la clave simbólica para dirigir y unirnos a nuestro centro, tomando su energía y abriendo nuestro corazón… A través de los pasos, los gestos, la música , el simbolismo, integramos el mensaje de la flor con todo nuestro ser, mente, cuerpo y alma. Entrar en el círculo o rueda de las danzas quiere decir también reforzar nuestra unión con nosotros mismos y con los demás y armonizar nuestro ritmo con el ritmo del universo.
La danza en forma de rueda o círculo es una de las formas más antiguas de expresión corporal: todos los participantes se orientan hacia un centro común, creando un campo de fuerza que supera la energía de un sólo partecipante.
Una energía que se refuerza de danza en danza, gracias a la armonía del movimiento y al valor simbólico de las formas que se crean poco a poco, estimulando los campos energéticos más débiles de cada danzante.
Partecipando con consciencia a estas danzas podemos gozar de este campo energético común que construimos como recordaba Edward Bach: “más cerca de nuestra alma, y que nos inunda con las bellisimas radiaciones de nuestra naturaleza más alta, en la cual enfermedad y problemas desaparecen como la nieve en el sol”.
Danzando en la rueda o círculo es posible crear energías muy parecidas a las que contienen las gotas de las Flores de Bach, para estimular el cambio y la evolución del individuo. Recuperando las antiguas tradiciones en las cuales los sacerdotes y los curanderos utilizaban danzas unidas a específicos sonidos para “tocar el alma” de sus seguidores.
He traído las danzas de las Flores de Bach en Italia, en Brasil desde hace 15 años y hago actualmente cursos de formación para las personas que quieren utilizar las danzas en su trabajo. En un futuro próximo llevaré las danzas en Chile y otros países de America Latina. Las danzas son un instrumento terapeútico y de evolución espiritual que ha logrado óptimos resultados, y es mi deseo continuar a compartir y ayudar a un número siempre mayor de personas a descubrirlas.
Siempre me acuerdo de mi enseñante, Anastasia Geng (1922/2002) que vivió tanto tiempo en Alemania después de dejar su país natal, Letonia. Aunque haya dejado esta mundo Anastasia continua a danzar en mi mente y en mi corazón.
Ella empezó a unir las danzas a cada flor. Cada unión se realizó a través de coincidencias: podía suceder por ejemplo que Anastasia soñara una flor, después de haber danzado una particolar danza. O también que alguien le regalara una flor mientras ella estaba trabajando con una música.
Podríamos preguntarnos porque las flores de Bach están unidas a éstas musicas de los Países Bálticos. La respuesta no existe, así como no sabemos explicarnos porque las flores de Bach nacieron en Inglaterra. La unión podría ser la sencillez, la sencillez de Edward Bach y la sencillez de Anastasia Geng.
Y la sencillez es una de las características de estas danzas de las cuales es fácil aprender los pasos. Sin embargo cada sonido, cada paso es un descubrimiento rico de significado. Es difícil evocar, para quien no ha vivido esta experiencia, la atmosfera que se crea cuando el grupo, después de algunos ejercicios de armonización, empieza a danzar.
Se danza veloz o lentamente, para después detenerse a reflexionar o para volver a evocar simbólicamente las dificultades de la vida.
El círculo de las danzas se dirige al centro: y el centro es cada vez el lugar de la paz donde detenerse a descanzar – como con Impatiens – agua regeneradora a la cual podemos recurrir para purificarnos – como con Crab Apple – luz a la cual nos dirigimos para alejar las tinieblas que a veces nos envuelven – como con Chesnut Bud o como con Mustard.
Los versos de las canciones hablan de un mundo que ya no esiste, de cuentos de campesinos y de tradiciones lejanas.
Climatis, la flor de la realidad, se danza con unos versos alegres que cuentan de un gallo y de sus esfuerzos para despertar a las bellas durmientes que esperan el principe azul. Mientras que danzando Star of Bethlehem, la flor de la consolación, nos dejamos mecer con una canción de cuna de pescadores.
Danzando, los movimientos mueven la energía, que en los momentos de emoción casi tocamos. Pero cómo puedo explicarles lo que se siente ? No puedo hacer otra cosa que invitarlos en el círculo o rueda de las DANZAS DE FLORES DE BACH.
En enero 2008, para facilitar y coordinar la difusión de estas danzas en Italia nació la Asociación Italiana Danzas de las Flores de Bach. Dentro de poco tiempo se abrirá un sito en el cual podrán encontrar información sobre las actividades de la Asociación y el calendario de los encuentros.
CURRICULUM VITAE
Mi nombre es Joyce, soy originaria de Holanda. Por 20 años estudié varias formas de danzas meditativas con diferentes maestros en el mundo. He desarrollado mi metodo personal de enseñanza, de guía y profundización de las danzas y las uso como curación y como forma de búsqueda espiritual.
Las maestras que más me han inspirado son : Hilda Maria Lander con la cual estudié varios años y recientemente terminé un curso bienal sobre los efectos energéticos entre las Danzas meditativas y la meditación Zen, la meditación con las Iconas, Qi Gong y movimientos. Para las Danzas de las flores de Bach mi maestra fué Anastasia Geng.
Ellas son mi mayor fuente de inspiración,con su gran ejemplo de humildad y sencillez. Me enseñaron la importancia del individuo y de crear un espacio libre para cada participante.
Actualmente estoy haciendo una investigación sobre la danza como oración y el incluir la danza en la liturgia. Proximamente se formará un grupo de danzas como oración.
Entre los diferentes proyectos que he realizado estan – Encuentros de danzas meditativas y movimientos en dos hospitales importantes de Italia – Creación de la Asociación Italiana Danzas de las Flores de Bach. Soy autora del libro « Nella danza sei tu » La espiritualidad y la curación en las danzas meditativas, editado por Il Segno de Gabrielli Editori.
Me formé como naturopata en Heilpraktiker-naturopata en Alemania y en Holanda y estoy inscrita en el albo holandez de naturopatas. Durante mi formación seguí un curso con Roy Martina sobre Neuro Emotional Integration y una formación de danzaterapia en Holanda con la psiquiatra Charlotte Querido. Soy danzapedagogista y dedico una parte importante de mi trabajo a la danza meditativa para la elaboración del luto y de la pérdida, por ésto formo parte de la Asociación Elisabeth Kuebler Ross.
En todas mis iniciativas cuento con la preciosa colaboración de mi esposo Aldo Mione.
PUBLICACIONES.
“Nella danza sei tu” La espiritualidad y la curacion en las danzas meditativas, autora Joyce Dijkstra, editado por “Il Segno dei Gabrielli Editori.